miércoles, 26 de junio de 2024

"Fútbol, más sin embargo."

 

(Autorretrato "Yo a 8 años", año 1982) ®

Por lo que respecta al Football Soccer es una historia diferente, resulta íntima y privada, que me heredaron mis padres, José Antonio y Elsa Beatriz, de la que doy fe por buena educación, estricta voluntad y bondad.

En la Ciudad de México tuve la primera bicicleta de cumpleaños. La bautice en un profundo silencio como "Florida" debido a su asiento de estampado florido femenino multicolor que incluía las dos ruedas traseras auxiliares que se desprendieron por el uso. Para hacer el cuento breve, me atreví a pedir una bicicleta nueva para el siguiente cumpleaños. Tuve una bicicleta juvenil de carreras, con cambios de velocidades, asiento anatómico y todo lo demás. A veces, algún fin de semana, en la explanada que se extiende a las puertas del Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria al sur de la Ciudad de México, pedaleaba para alcanzar velocidades imprudentes cuesta abajo. 

Hasta mi adolescencia consideré ese campo de juego un velódromo. Por lo que pacientemente me decanté por otro equipo de fútbol contrariamente a lo que cualquiera hubiera podido imaginar en aquellas fechas.

En el año 1985 el terremoto que sacudió para siempre México y el mundo del fútbol (invocando a los espíritus mordaces de la Segunda Guerra Mundial o mucho más) fue el motivo por el que escogimos para nombrar, en ese mismo año, a nuestra representación escolar del torneo de fútbol una vez que la dirección escolar diluyó la controversia por nuestras cruentas preferencias: los Sismos.

El Mundial México '86 lo ganó Argentina y nosotros, desde la última fila del colosal Estadio Azteca, gracias a lo que la economía familiar nos supo generosamente brindar: dólares cash in situ para comprar a los revendedores de entradas.

Llegaba el año 1990 y también mi graduación escolar. Todavía La Guerra por las Malvinas y la Mano de Dios era un detalle más bien anecdótico que otra cosa, y más aún el mentado enredo del Mundial Argentina 1978. 

Pero también en 1990, la Argentina fue el único país latinoamericano que formó parte de la coalición internacional "Tormenta del Desierto" que invadió Irak en la operación nombrada como "Alfil".

Después de la victoria en Qatar de los acólitos de Lionel y con el próximo mundial en puerta compartiendo sede México, U.S.A. y Canadá, creo poder justificar plenamente la urgencia de mi publicación.

La autoridad está demasiado contenta de poder gravitar sobre el fútbol una responsabilidad fácil, incluso de poder tomar sobre sí la responsabilidad diabólica de embrutecimiento de las masas. 

 

La manera en que un equipo controla el espacio presenta una analogía evidente con lo que representaría el control policial o la militarización de ese espacio. El fútbol es la continuación de la guerra por otros medios y está íntimamente ligado a la historia.

 

La virtualidad de la guerra no es, por lo tanto, una metáfora. Es el pasaje literal de la realidad a la ficción, o más bien la metamorfosis inmediata de lo real en ficción. En Estados Unidos donde el fútbol no tiene tantos seguidores, el cine se convierte en el paradigma de la guerra. 

 

Capitalismo, mercantilización, colonialismo, nacionalismo, psicología de masas, patriarcado y codificación legal de la violencia son sin duda motivos por los que el fútbol está desapareciendo. El fútbol lo absorbe todo dentro de su plenitud y, en consecuencia, se expulsa a sí mismo.

 

El fútbol no es lo que nosotros pensamos, es, por el contrario, lo que nos piensa. De ahí que, el comportamiento racional deje de ser rentable y, tal vez, sea por esta razón que para muchos la experiencia futbolística puede ser evocada de manera casi mágica y quizá esa necesidad de magia explique también por qué el futbol es un deporte tan supersticioso.


La globalización neoliberal y el capitalismo galopante, han permitido que sumas cada vez mayores de dinero contaminen el fútbol, transformándolo en un fetiche mágico y perfecto, pura mercancía que inspira deseo. 

 

Es un poco como Disneylandia: ahora, los parques de atracciones son tan sólo una coartada para enmascarar el hecho de que todo el contexto de la vida ha sido disneizado. Puede llegar a ser horroroso. 


Llegados hasta aquí confieso la razón del siguiente punto final.





martes, 18 de junio de 2024

"¡Bronca!" (México, Ciudad de México a martes 18 de junio del 2024 & 18 h.)

 



Jorge Luis Borges en su relato Ars Magna dice "que la ciencia experimental que Francis Bacon profetizó nos ha dado ahora la cibernética, que ha permitido que los hombres pisen la luna y cuyas computadoras son (...) también una máquina de pensar." Si se me permite traerlo al hoy día,  agregaría que también ha sido consecuencia de innumerables fracasos del Estadio del Espejo desarrollado por el Dr. Jaques Lacan  y eso es muy serio.









O·B·V·I·A·M·E·N·T·E

P·R·E·S·E·N·T·E

Cine Club "La Caverna de Platón",

proyecta esta noche (sin previo aviso) cualquiera de las siguientes películas:


"Sinopsis #01"

Un Ex-agente de la F.I.F.A. deberá luchar con todo su ímpetu para recuperar a su familia secuestrada por piratas del África durante la celebración de su "Boda de Oro".

(Soundtrack STING—Sin estreno programado para Europa y U.S.A.)

"Sinopsis #02"

Un guardabosques tiene que resignarse a su período jubilatorio en Canadá.

(Guion de Douglas Coupland / Canadá—Año 2024)

"Sinopsis #03"

Un ser extraterrestre necesita describir el planeta tierra comenzando por el Globo Terráqueo y terminando en el uso de la palabra según precisas instrucciones del líder. 

(Joaquin Phoenix -leader- & BadBunny, Ricky Martin -e.t.c.- / Hollywood—Circa. 2012)

"Sinopsis #04"

Unas chicas divertidas lo pasan muy bien en una fiesta.

(Documental / Corea del Sur—Año 2024)

"Sinopsis #05"

El Aleph, basado en el libro del escritor literario argentino Jorge Luis Borges.

(Película muda / Inglaterra / Año 2024)




También, la matiné , en nuestro autocine "La República de Platón":

[ Avance ]






Consulte el siguiente enlace (picando dos veces dos) para ver:.HORARIOS.: